Día 12: el tren express más lento del mundo

Hoy tengo que coger 3 trenes hasta llegar a Chur, aunque uno de ellos es el único motivo por el que he hecho este extraño recorrido.

El primer tramo es Estrasburgo-Basilea. Es poco más de 1 hora de trayecto. Así que antes de las 9 habré estado en tres países diferentes desde que salí. Ha empezado a nevar nada más abandonar la estación. Al final, el frío que ha hecho estos días, se ha recogido para ser sustituido por su hermano mayor.

Una vez en Basilea, toca pasar la frontera hasta Suiza. ¡Anda no! si la he pasado casi sin darme cuenta. Tengo 20 minutos para localizar mi tren, y aunque hay pantallas por doquier. Al no existir la codificación del tren, no tengo muy claro cuál es el mío. Apuesto por uno y una vez en la vía, pregunto al revisor. ¡ Un Perrito piloto (¿aún existe?), para la señora!

De allí viajo a Visp, dónde cogeré el Glaciar Express, el tren express más lento de todo el mundo, pero que atraviesa uno de los parajes más hermosos del mundo. Enlaza las ciudades resort de St Moritz, Davos y Zermatt a través de los alpes Suizos

DSCN4315_1094x820.jpg

Nada más entrar el revisor me ha cambiado de sitio, puesto que hay un grupo familiar en mi zona. Estaré mejor al otro lado del tren.

Espera a que me acomodé y me pide el billete. ¡Glups!. Había tantos papelotes de este tren: el voucher para la comida, la reserva del asiento y el resumen de la compra, que se me olvidó imprimir el billete.

Me deja con mis papeles y voy a la búsqueda de mi copia en el dropbox. Fiuuuu la tengo en pdf. Volverá a pasar y conseguirá leer con su máquina la pantalla del ordenador. La verdad es que el señor ha sido super simpático y amable conmigo.

Me relajo un rato, en el canal número 2 del hilo musical explican la historia de los pueblos, leyendas y cultura del lugar. Aunque es interesante toda la información que dice, se me hace pesado y quiero moverme para ir haciendo fotos.

La verdad es que hace una niebla fantasmagórica que aunque lo hace tremendamente bello y romántico, no permite ver algunos de los valles que nos nombran al principio. Luego el sol brilla y es para caerse de culo (y perdón por la expresión chusquera–luego miro como lo traduce en inglés el plug in que tengo arriba :p).

DSCN4344_1094x820.jpg

Hago fotos, pero no tantas como yo suelo hacer, porque es imposible captar la profundidad del paisaje y no quiero perderme nada. Mi trayecto son 5 horas, pero no se me hace nada largo y eso que no leo, ni cojo el ordenador ni nada. Solo mi cámara y mi compañera de trayecto, Eunju, de Seúl, me entretienen. Ella es una arquitecta que al igual que una servidora, ha dejado su trabajo y se dispone a recorrer Europa, parte de Estados Unidos y Canadá, antes de regresar a su casa. Como yo, es mujer y viaja sola.

DSCN4296_1094x820.jpg

Cada vez nieva más.

Llego a Chur a las 15.31, puntualidad Suiza. Me cuesta localizar el Hostal, pero por fin lo hago. Estaré dos noches aquí. La intención era hacer una porque solo quería estar en tránsito hasta llegar a Viena. Pero un error en la compra de billetes hizo que alargara en el último momento un día la estancia aquí.

¿Vale la pena? Sí!!! y si además os gusta esquiar, daos el gustazo una vez en la vida, que esto hay que hacerlo!

Hay multitud de vídeos en la red de diferentes duraciones que muestras el recorrido, yo no os voy a colgar ninguno aquí.

Yo dejo mis fotos, aquí.