Día 13: reventadita

Ayer estuvo nevando toda la tarde hasta bien entrada la noche. No sabía qué me encontraría al levantarme.

¡Sorpresa! la mañana está muy clara y hace mucho menos frío que  el que pasé en Estrasburgo.

Me dirijo al punto de información turística a por un plano de la ciudad (lo llevo en el móvil pero hoy voy corta de batería). Pregunto qué hacer en un sólo día y me recomiendan visitar el casco antiguo y subir con el teleférico hasta la montaña. El teleférico lo he visto nada más salir de mi hotel. ¡Lo tengo justo al lado! Así que decido ir primero a visitar el casco antiguo para posteriormente subir e intentar hacer algo de senderismo aún con la nieve.

En el caso antiguo de Chur hay bien poco que merezca la pena. Las calles adoquinadas y zona comercial acaban en una Iglesia de Sant Martin y poco después, la Catedral De la Asunción. Visito ambos edificios y mis pies me derivan a una pequeña plaza dónde paro a tomar un café por la mañana.

DSCN4374_1094x820.jpg

Enfilo mis pasos hacia el teleférico. Son 25 CHF ida y vuelta (unos 21 euros al cambio).

Al llegar arriba empiezo mi caminito hacia las pistas. Menos mal que voy bien calzada y la ropa que llevo es toda térmica porque el grosor de la nieve hace que me hunda a cada paso en cuanto me salgo del camino marcado.

DSCN4410_1094x820.jpg

El paisaje es espectacular y el día invita a disfrutar de él.

Llego en nada a la base de las pistas de esquí. Hay poca gente y la verdad es que me da cierta envidia verlos. Hace siglos que no esquío y aunque cierto lado de mi cerebro me dice que debería hacerlo y, la verdad es que no alquilan material por ningún lado, porque aquí la gente sube directamente desde sus casas con el esquí en la mano.

Localizo la ruta para caminar en invierno. Es larguita, pero empiezo paso a paso. Parándome cada dos por tres para admirar el paisaje con el único sonido de los pajaritos de fondo.

DSCN4451_1094x820.jpg

Camino durante más de 3 horas, juego con la nieve y me paro cuantas veces es necesario. Me cruzo con muy poquita gente aunque mi mejor compañero es el Sol que no deja de brillar. Paso calor por momentos y acabo quitándome capas de ropa. Con calor o sin él, acabo haciendo un receso para un chocolate bien caliente, porque estamos en Suiza ¿no?

DSCN4432_1094x820.jpg

Acabo reventadita no, lo siguiente. Cojo los dos funiculares de vuelta y paso por el supermercado a comprar víveres para mañana. Pasaré casi todo el día en el tren porque mañana vuelvo a mudarme. Esta vez a Viena, dónde estaré unos días, aunque esta vez con compañía desde Barcelona.

Hoy cenaré en el Hotel. Tienen un restaurante que ayer estaba bastante lleno y aunque ya me advirtieron que sólo sirven sandwiches, me esta bien para descansar de la caminata de hoy.

Dejo el resto de fotos aquí.