Día 31: un mes entero

El día se ha levantado muy muy nublado. Barrunta nieve. Hoy es la última noche que estamos aquí. Estamos agotadas de la guardia de ayer y algo desanimadas porque el día no pinta bueno, con lo que parece que hoy no veremos tampoco la Aurora. Aún así seguimos la rutina de siempre, desayunamos como cerditas y nos vamos a caminar por los caminos transitables del bosque en el que se encuentra el pueblo.

Hacemos una pequeña siesta que tampoco nos deja satisfechas. Yo estoy nerviosa, aunque la tarde se ha aclarado, los pronósticos de la noche son malos: Nublado y nieve. No pierdo la esperanza hasta bien tarde, hasta que ya no veo los restos de la luna menguante, clara señal que el cielo se ha vuelto a encapotar. Aún así lo hemos intentado.

Nos dormimos con la frustración de no haber visto la Aurora. Pero las nuevas oportunidades para verla están aún por venir. No quedará borrada de nuestra Bucket list  particular.

Aún con todo: Hoy hace un mes que salí de casa!!!.

Parece que fue ayer cuando cogía el tren en la estación de Francia. Pienso y reflexiono  en todo lo que he visto hasta ahora en tan corto espacio de tiempo y sobretodo en lo que aún queda por venir. 31 días con una mochila y toda mi tecnología para entretenerme el rato y hacerme esta etapa nómada más llevadera. He pisado en este tiempo  9 países diferentes! Las temperaturas han sido más bien bajas, heladoras en algunos momentos. He pisado más nieve que en toda mi vida junta. Pero por primera vez creo saber lo que son: el relax, la tranquilidad, la serenidad y la reflexión.. y pienso que no quiero que se me olvide.