Día 43: La Fortaleza de San Pedro y San Pablo

Hoy vamos a visitar  la fortaleza de San Pedro y San Pablo donde están enterrados muchos de los zares de Rusia. La Fortaleza fue construida para mantener a los suecos a raya, aunque después de la revolución el complejo fue convertido en el Museo que es ahora.

Andamos desde el hostal porque no está demasiado lejos. Una vez allí, cogemos la audio guía para ver el complejo. Si no nos sería difícil saber lo que vamos a ver.

No voy mentir y deciros que sé la suficiente historia rusa como para entender todas las implicaciones y personajes que nos explica la audio guía. Yo estaba siempre atenta e la clase de historia, y estudiaba como una lerda (lo juro por Snoopy) pero nunca he tenido la suficiente memoria como para retener más allá de los hechos fundamentales de cada período histórico.

A las 12 hay un cañonazo para marcar las 12 del mediodía No nos hemos equivocado de sitio, puesto que el lugar que nos han marcado en el mapa está repleto de turistas. Un grupo de Italianos están la mar de simpáticos haciéndose “fotos panorámicas” y distraídas por ellos, el cañonazo nos asusta y ensordece un poco. Pero claro está, no somos las únicas. Cuando giro la cabeza a ambos lados, puedo ver gente en ambas partes con risas nerviosas del susto que les han dado. Una vez resuelto el acto, nos dispersamos a ambos lados. Nosotras nos acercamos hasta la prisión del complejo que fue mayormente una prisión política, así que la historia de algunos de sus huéspedes más ilustres (Dostoyevski, el hermano de Lenin: Alexander y Gorky) adornan los pasillos de la prisión.

En la catedral  de San pedro y San Pablo están enterrados algunos de los históricos dirigentes rusos, desde Pedro el Grande hasta Nicolás II. La verdad es que las tumbas no son nada opulentas considerando que estamos hablando de grandes personajes de la historia rusa. La catedral está en obras , como por lo visto, media ciudad.

Hemos visto el complejo con calma y aún así son poco más de las 13h . Justo al lado dela fortaleza una mezquita árabe ha llamado nuestra atención, se trata de La mezquita de San petersburgo. Tiene las cúpulas y puertas muy trabajadas y de un color azul turquesa que destaca entre el gris de los edificios que la rodean. Nos acercamos un poco temerosas. Parece que tenemos un reloj interno que nos está acercando a los centros de culto justo en la hora del rezo. El patio de la mezquita está absolutamente cubierto de pequeñas alfombras mirando a la Meca. Multitud de hombres van llegando y van cubriendo sus cabezas por el camino. Las mujeres están en la puerta del recinto, pidiendo limosna. No tardamos en darnos cuenta que debemos salir de allí, así que continuamos el curso del río Nevá hasta llegar al Submarino Aurora que después de dar servicio militar durante 57 años, es ahora un museo flotante con entrada gratuita. El submarino es de proporciones gigantescas. Yo solo he subido a uno y fue en San Francisco, el USS Pampanito, y éste probablemente le quintuplica el tamaño. Me hubiera gustado verlo, pero hoy es viernes y es el día en que está cerrado. Aún así, el sitio está repleto de pescadores que lanzan sus cañas al río y pequeños tenderetes de suvenires, lo que ha hecho agradable el paseo hasta aquí.

Regresamos hasta uno de los puentes y cruzamos el río. Acabamos en el Parque Morsovo y volvemos a pasar por la Iglesia del Salvador de la Sangre Derramada. Esta repleta de parejas de novios haciéndose fotos. Hoy no sabemos qué pasa pero por lo menos debemos haber visto 5 bodas en lo que llevamos de día.

Acabamos regresando al albergue después de parar a comer algo. La verdad es que no hemos parado de caminar en horas y el día está a punto de ponerse a llorar a lagrima viva.

A la llegada me pongo al día con las fotos de la ciudad, pero uno de los dueños del albergue, Sergey, ha encendido la Wii y no puedo evitar jugar unas partidas con él. Me machaca a los bolos, pero partida a partida voy mejorando. A las 20 hacen hoy un pica pica con un pescado de la zona que se llama Smelt y que en español parece traducirse por mollera o capellán. Parece que es un pescado que sólo puede pescarse en San Petersburgo y en Australia. Es un pescado que fresco huele a pepino y se cocina frito como nuestro pescaito.

Otro de los huéspedes ha cocinado verdura suficiente para acompañar el pescado de todos y acabamos reunidos, en la cocina del albergue,  más de una docena de personas. Se mezclan muchas nacionalidades: turca, brasileña, francesa, americana, holandesa, australiana, ..y las conversaciones son sumamente interesantes. Yo como siempre en estas reuniones más macro, me mantengo más callada que nada, pero es sobretodo, porque me encanta escucharles.

Después del pica-pica que ha sido casi una cena, nos proyectan ponen una película: Everything is  illuminated. Es una película extraña pero de alguna manera el ritmo no se me hace tan lento como pudiera ser y consigo acabarla.

>Es tarde y mañana hemos de hacer la maleta antes de las 10, así que ahora toca irse a dormir