Día 56: El día de la Victoria. Ekaterinmburgo.

Nuestra cuarta (o quinta, si contamos al animalito bajo el asiento) compañera de piso ha hecho entrada a las 2 y media de la mañana. Aunque parezca mentira, aquí la gente sube y baja del tren a horas intempestivas. Supongo que no les queda mucho…

Lee un poquito más→